Make your own free website on Tripod.com

TITO PUENTE (EL REY DEL TIMBAL)

J

      El timbalero Tito Puente (Ernesto Anthony Puente, Jr) fue una de las celebridades de descendencia latina que más han repercutido en el pentagrama musical.

      Sus más de 50 años de reinado en la música se decoraron con cuatro premios Grammy, varios doctorados honorarios, participaciones estelares en innumerables programas televisivos, así como en largometrajes, conciertos y presentaciones alrededor del mundo.

      Fue considerado por muchos como una "leyenda viviente", sus grabaciones y composiciones se convirtieron en clásicos de la música popular. "Oye como vá" y "Para los rumberos" han sido grabadas por leyendas de la música rock como Carlos Santana. Sus álbumes "Top Percussion", "Dance Mania", "Puente in Percussion", "Cuban Carnaval", "El Rey del Timbal" y "El número 100" son parte esencial en los anaqueles de los buenos coleccionistas de música del mundo.

      Tito nació el 20 de abril de 1923 en Nueva York, bajo el nombre de Ernesto Anthony Puente, Jr. Sus padres, que recién habían llegado de Puerto Rico, decidieron radicarse en el East Harlem, lugar conocido por muchos como El Barrio. Sin embargo, aunque Tito creció en la ciudad de Nueva York, el músico en ciernes nunca postergó su raíz latina.

      "Ernestito" creció escuchando desde la música cubana hasta las grandes bandas de swing y de jazz que comenzaban a tomar fuerza en la industria. Su educación musical empezó con lecciones de piano que le costaban 25 centavos. Luego procedió a continuar estudios en batería. Posteriormente cantó con un cuarteto de una barbería de la localidad. Tomó lecciones de baile, junto a su hermana menor Anna, presentándose como parte de un equipo de niños que cantaban y bailaban, a principios de los años 30.

      "Me enorgullezco de ser uno de los pocos directores de banda que realmente saben como bailar", dijo en una ocasión el Rey del Timbal, cuya primera aparición como percusionista fue junto a una banda llamada "Los Happy Boys".

      Su experiencia con el baile fue la base de su sentido para el ritmo, motivándolo para que tratara de desenvolver su introvertida personalidad y su llamativa presencia en el escenario. En corto tiempo esto le ganó fama y distinción, impulsándolo de músico secundario a estrella, al final de los años 40.

      La primera gran oportunidad llegó cuando empezó la Segunda Guerra Mundial y el baterista de la banda de Machito tuvo que cumplir con el servicio militar, permitiendo a Tito tomar su lugar. La habilidad y técnica que Puente desplegaba dieron buenos resultados en corto tiempo. Y tanto impacto causó que, por primera vez en la historia de la música latina, los timbales se colocaron al frente de la orquesta. De hecho, Tito Puente siempre tuvo por costumbre tocar los timbales de pie, no sentado como entonces se acostumbraba. Ese simple cambio en la rutina liberó esa sección rítmica, abriendo la puerta a que este vistoso estilo se convirtiera en norma en poco tiempo.

      Puente se convirtió en el líder del mambo en los años cincuenta y grabó piezas de jazz con los artistas más destacados, entre ellos, el gran Dizzy Gillespie, Lionel Hampton y Woody Herman. Desde 1948, cuando tocaba en la famosa sala Palladium de Nueva York, Puente marcó una época con su manera de interpretar la música a través de la percusión. Por otra parte, su álbum "Dance Manía", editado en 1957 por RCA, figura entre las 25 producciones musicales consideradas claves durante el siglo XX por los críticos de "The New York Times´´.

      La década de los 60 estuvo plagada de grandes éxitos como el mítico "Oye como va" que grabó en 1963 y que popularizó el guitarrista mexicano, Carlos Santana, en los años 70. En esta época (los 60) inicia una colaboración musical con dos exiliadas del castrismo: Celia Cruz y la Lupe, que se prolongará años y con quienes recorrerá los escenarios de medio mundo formando parte de la orquesta "Fania", primero y "Fania All Starts", después.

      Sus timbales y su figura fueron muy reconocidas por sus muchas apariciones en películas y programas de televisión. Tito participó en programas como "El show de Bill Cosby", "Los Simpsons", "Late Show with David Letterman" y en "Plaza Sésamo".

      El Rey del Timbal también apareció en películas como la versión fílmica de la premiada novela de Oscar Hijuelos, "The Mambo Kings" y "Radio Days" de Woody Allen.

      Además de sus cuatro premios Grammy y sus 11 nominaciones, Tito Puente recibió una condecoración presidencial por su servicio en la Segunda Guerra Mundial, el premio Eubie Blake de la Academia Nacional de Artes, la medalla Honor Smithsonian, el premio de los fundadores de ASCAP y el premio del comité que honra la Tradición Hispana en las Artes en Washington D.C. Asimismo recibó un doctorado honorífico en música por la Universidad de Nueva York.

      Puente también tuvo el honor de actuar ante cuatro presidentes estadounidenses así como ante incontables dignatarios mundiales. De hecho, en julio de 1996, Tito se presentó ante la audiencia más grande en la historia en el cierre de los Juegos Olímpicos en Atlanta. De hecho, los timbales que usó en esa presentación los autografió y luego los donó al Museo Smithsonian.

      Puente falleció el 31 de mayo de 2000 a las 11:45 p.m. en la ciudad que lo vio nacer, tras una intervención quirúrgica para colocarle una válvula que mejoraría su padecimiento cardíaco.

      Sin embargo, antes de fallecer el "Rey del Timbal" vio realizado uno de sus más preciados sueños que era tocar con la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. "Es un gran honor y una satisfacción personal para mí", dijo en esa ocasión. Más información.