Make your own free website on Tripod.com

COMPAY SEGUNDO, AHORA DRAMATURGO

      Sonriente y exhibiendo un aspecto estupendo a sus 94 primaveras, el artista cubano más famoso de los últimos años dijo  en una rueda de prensa que espera "un gran éxito" con su obra teatral no sólo en Cuba sino también a escala mundial. "Si esta obra tiene éxito a lo mejor me haré escritor. Pensaré más en eso", comentó Compay Segundo, el nombre artístico por el que es conocido Francisco Repilado, quien saltó definitivamente a la fama tras su incursión en el proyecto discográfico Buena Vista Social Club.

      Explicó que el espectáculo con el que hará su debut como dramaturgo está inspirado en una canción guajira que compuso hace varias décadas, y en el mismo trata sobre problemas sociales, de la familia. La historia de "Se secó el arroyito" -dijo- está situada en la región oriental de la isla, donde los padres de una bella muchacha tienen grandes diferencias en cuanto al futuro de las relaciones de su hija. Sobre el argumento que le inspiró la pieza que subió al escenario de la Sala Avellaneda del Teatro Nacional los días 16, 17 y 18 de noviembre, avanzó que "el padre quería para la muchacha un hombre trabajador, mientras la madre quería otro, uno que tuviera dinero".

      Se trata del drama de dos familias campesinas que -al decir del autor- protagonizan un conflicto al estilo de "Romeo y Julieta" trasladado a la campiña de una localidad cubana de finales de 1958, en circunstancias en las que el amor se convierte en un medio que puede propiciar un ascenso en la escala social. "El tema de la obra es mundial: el interés por el dinero y el interés humano", señaló. "Estoy muy contento", confesó Compay Segundo, quien reveló que ha escrito "ciento y pico de canciones" y que con "Se secó el arroyito" se dedicó a seguir "una secuencia".

      La puesta en escena de la obra, cuya historia y música han sido escritas por Compay Segundo, reunió a una orquesta integrada por más de 30 músicos, así como a diez conocidos actores de la radio, televisión y el cine de la isla, diez bailarines y dieciséis extras. Tras su estreno en la capital cubana, los promotores del proyecto teatral anunciaron su intención de realizar una gira por países de habla hispana, entre ellos México, primer país que visitó Compay Segundo en 1938, al comienzo de su carrera artística. Con una hora y media de duración, combina teatro y música y, según su director general, Ulises Salazar, "es un llamado para que los músicos comiencen a acercarse al teatro".

      Además del tema musical que da nombre a la obra, incluye otras canciones del trovador más antiguo de Cuba, entre ellas "Las flores de la vida", de su último disco, y "Como la Avellaneda". "Es muy bonito pasar por el mundo y dejar huellas", manifestó Compay Segundo al final de la rueda de prensa. "Cuando se dejan huellas -recalcó- las personas se hacen inolvidables.

      Entonces, hay que luchar por eso, se lo aconsejo a la juventud. No pierdan el tiempo porque yo no lo he perdido y ya ven a los 93 años, pero siempre me di cuenta de eso, había que ser alguien". Con su habitual sentido del humor, respondió a una pregunta sobre su estado de salud: "bueno, ustedes lo están mirando. Tengo novia. Mi novia tiene 44 años". El autor del antológico "Chan-chan" afirmó que "tiene facilidad y buena memoria", y relató que durante su más reciente visita a México, hace un mes, le hicieron un test mental en el que recordó perfectamente la Primera Guerra Mundial, pese a que entonces era sólo un niño, pero ya tenía el oficio de tabaquero en su natal Siboney, en la provincia de Santiago de Cuba.

"Es muy bonito pasar por el mundo y dejar huellas