Make your own free website on Tripod.com

 Ochenta años -cincuenta como artista-, 78 discos a sus espaldas, y la "reina del son" aún no tiene bastante. Celia Cruz no se retira, "porque te sale colesterol y artritis, así que pienso morirme vigente, como Sinatra", y por eso publica ahora "Siempre viviré", un disco que dedica al músico Tito Puente.

        La reina del son y la salsa cubanos, la artista en cuya boca suena más dulce el "¡assssúcar!", su grito de guerra explicó que "la peculiaridad que tiene este disco es que está dedicado a mi amigo Tito, que murió hace muy poco. Hay una versión de su tema 'Oye como va'.
Cuando la grabamos aún vivía y pensamos que él hiciera un solo, pero se fue y no pudo ser. Ahora la canto siempre, en todos los lugares a los que voy, me da mucho gusto hacerlo".

        Su nuevo álbum incluye temas como "La sopa", "Dos días en la vida", "La pachanga", "La medicina cubana" o "Por si acaso no regreso" -el canto a su añorada Cuba natal que siempre aparece en sus discos-, y ha coincidido además con sus cincuenta años sobre los escenarios, con ese ritmo que nunca abandona su cuerpo y esa enorme sonrisa que nunca deja su rostro.
"Hago lo que me gusta, cantar y bailar, ésa es la clave de haber trabajado tantos años y de tener todavía la misma fibra, la misma marcha, como dicen ustedes aquí. Pero no sólo es la música la que me hace tener esta pasión, el público también, cuando nada más verme se pone de pie", afirmó.

        Otra de las sorpresas que incluye "Siempre viviré" es una versión del clásico de Gloria Gaynor "I will survive", que Celia canta como "Yo viviré", y con un ritmo salsero que hará que, desde ahora, el público que siempre la ha bailado lo haga de otra forma totalmente distinta.

        "También hay un tango 'salsero', fue una idea mía para sacar a bailar a los argentinos su música de otra manera. La primera vez que yo canté ante un micrófono interpreté un tango, 'Nostalgia', pero no era fácil para hacerlo 'salsero', así que elegimos 'Uno', que también es muy conocido y lo han cantado grandes artistas", dijo.
"Espero que doña Libertad Lamarque -gran cantante de tangos-, que murió hace unos días, no se sienta ofendida.

        Todavía no he ido a Buenos Aires, iré en enero, y a ver qué pasa cuando lo cante, porque también he tocado rancheras, y los mexicanos ni caso me han hecho. Supongo que pensarán: '¡si aquí ya las tenemos!', y da igual que yo diga: '¡pero éstas son distintas!'.

        El disco -algunas de cuyas canciones ha producido Emilio Estefan- incluye además un dúo con el intérprete mexicano Vicente Fernández, "Tu voz", que grabaron sin verse, por problemas del trabajo de ambos. "Todavía no he podido hablar con él para decirle que me ha gustado mucho", comentó.

        Pese a toda esa gran trayectoria -de la que está "enormemente satisfecha"- Celia Cruz tiene una "espinita" clavada que no se ha podido quitar todavía. "Mi sueño musical es hacer boleros, pero que nadie haya cantado, ni siquiera yo, que sean inéditos. Aunque ya los he cantado, me gustaría grabarlos", confesó.
Y aunque parezca increíble, la mismísima reina del son cubano no se atreve a pedírselo a su casa discográfica, con la que acaba de firmar un contrato para tres discos. "Puedo pedirlo, pero no me gusta, no quiero imponerme. Me han contratado como salsera, y quiero esperar a ver si este primer disco se vende bien y no se arrepienten de haberme contratado".

         En su 50 aniversario sobre un escenario, el nuevo álbum de Celia Cruz, es especial no sólo por este motivo. Es su primer disco después de lograr su segundo Grammy, en la primera edición exclusivamente latina que se celebró en Los Angeles el pasado septiembre. Es el primero en el que ha colaborado el omnipresente y poderoso Emilio Estefan. Es también su debut con una compañía multinacional, excepto en España. Supone el reencuentro con el productor con el que obtuvo su primer disco de oro en España, Oscar Gómez, también premiado en Los Angeles. Y es el primero que graba desde la desaparición de su amigo Tito Puente, quien bendijo la primera versión que autorizó el maestro de su "Oye Como Va".

        Celia Cruz es la Reina, poco se puede añadir de su trayectoria, su talento o su carisma y cualquiera de sus grabaciones gravita de manera irremediable en torno a ella. Este "Siempre Viviré", que hace su número setenta y tantos, ofrece un despliegue de talentos y medios de producción apabullante, aunque lo que le quedará al público son las canciones que se incorporarán al repertorio y la memoria, canciones como "La Sopa", "La Medicina Cubana" o la cariñosa y necesaria versión con estrofas de "Oye Como Va".

        Por los estudios Crescent Moon de Miami y Primera Base de Madrid, han pasado los mejores músicos de sesión para dar forma a los arreglos de Steve Roitstein, Alain Pérez, Yrvis Méndez, Carlos Quintero, Hernán Mulet y Juan Vicente Zambrano.

        Celia ha satisfecho la ilusión de incluir un bolero, "Tu Voz", que interpreta a dúo con Vicente Fernández, ha tropicalizado un tango en "Uno", como muestra de gratitud a su "recién" estrenada fanaticada argentina y se ha atrevido a poner en salsa un clásico de las discotecas de los 70, el "I Will Survive" de Gloria Gaynor a la sazón, "Yo Viviré", sin duda el corte más llamativo del disco merced a la increíble adaptación que ha hecho Oscar Gómez.    Todo un acierto ha sido refrescar uno de sus números más populares, "La Pachanga", que conserva inalterable su tremenda descarga y, pasados los años, se reafirma como quinta esencia de la Reina. Hay también un tema de su amigo Pau Donés, Dos Días En La Vida, con quien ya había colaborado. La verbalizada "Oye Como Va" aunque, obviamente, no era su finalidad, ha quedado como tierno homenaje al compañero con el que tanto compartió y oyéndola uno se pregunta por qué no se había hecho hasta ahora, aunque lo más seguro es que Tito Puente no se lo había hecho hasta ahora, aunque lo más seguro es que Tito Puente no se lo habría permitido a nadie más que a Celia. Los tres temas que produce Estefan son fácilmente reconocibles, "La Sopa" es de los más destacados del disco, una guaracha elegante que Celia ejecuta con una pequeña muestra de ritmos caribeños, "Contrapunto Musical", completan la terna de Emilio Estefan.

        "Siempre Viviré", es el álbum con el que Celia va a recibir el nuevo milenio, Azúcar sin aditivos ni conservantes. Para más información de Celia Cruz aquí.

"Mi sueño musical es hacer boleros, pero que nadie haya cantado, ni siquiera yo, que sean inéditos. Aunque ya los he cantado, me gustaría grabarlos", confesó Celia Cruz.